ZARAGOZA: 876 280 990 - UTRILLAS (TERUEL): 978 757 175
Blog

Onicocriptosis o Uña Encarnada

22 septiembre 2016,   Por ,   0 comentarios

Onicocriptosis o Uña Encarnada

     Se trata de una afección bastante común que afecta, normalmente, al dedo gordo del pie, aunque puede afectar a cualquier dedo. Es causada por la excesiva presión en la lámina ungueal, es bastante dolorosa y se produce debido a que una espícula o astilla del borde lateral de la uña se incrusta en la piel del surco, de modo que según va creciendo la uña la astilla se clava más y más. La piel adquiere signos inflamatorios y aparece dolor con la mínima presión.

La causa más común de su aparición no es ni más ni menos que cortarse mal las uñas, y urgarse con la tijera en el surco no hace si no agravar el problema y aumentar considerablemente el riesgo de infección; aunque existen otras causas que pueden provocar la onicocrptosis, o al menos ayudar a su aparición:

– La morfología de la uña.

– Un dedo gordo demasiado largo o valgo (juanete), ya que el calzado ejercerá excesiva presión en su borde lateral.

– Zapatos demasiado estrechos en la punta, por la misma razón que antes: comprime demasiado el borde del dedo.
– La hiperhidrosis (sudor excesivo), ya que desvitaliza la piel.
– La estructura del rodete de piel que rodea la uña.
– Patologías ortopédicas que alteran la dinámica y alineación de los dedos (por ejemplo una dismetria de los miembros inferiores)
– Traumatismos sobre la uña.
– Infecciones en la uña (hongos por ejemplo)

Como decíamos, lo habitual es que cuando una persona siente dolor en el surco, trate de aliviarse cortando el ángulo de la uña, lo que le alivia temporalmente, pero a los pocos días el dolor volverá, ya que su “remedio” no es más que superficial: se está dejando la espícula o astilla en el fondo del surco, lo que provoca que ésta siga creciendo hacia delante y hacia abajo clavándose en la piel como un arpón, lo que provoca un foco séptico, con el correspondiente dolor e hinchazón.

El tratamiento correcto debe ser realizado por un Podólogo, el cual realizará una correcta onicotomía (corte de la uña) que elimine la espícula y un posterior seguimiento de la evolución del crecimiento de la uña, hasta conseguir un corte profiláctico adecuado. Esto es importante recalcarlo: cuando aparece esta patología una única visita a tu podologo puede no ser suficiente. Otras opciónes que puede aplicar el profesional es el fresado y reconstrucción de los canales ungueales o la eliminación completa de la uña de forma indolora.

En casos que se han extendido demasiado en el tiempo y presentan severa infección será necesario la toma de antibiótico. Incluso en casos muy agravados podría ser necesaria la cirugía: bajo anestesia local se realiza el tallado de la matriz (el nacimiento de la uña) de modo que se estrecha la superficie de la uña, evitando así que vuelva a incrustarse, aunque en este caso también será necesaria la revisión por parte del profesional hasta completar un corte profiláctico.
Deberíamos cortarnos las uñas de los pies una vez cada tres meses aproximadamente. Si nuestras uñas son muy gruesas, podría ayudarnos mantener los pies en agua templada un tiempo antes de proceder para ablandarlas un poco; tambien es importante que nos lavemos bien los pies con jabón, a fin de mantenerlos limpios y evitar posibles infecciones si nos hacemos alguna herida al cortar. Recuerda que es importante que nos sequemos  bien los pies antes de comenzar.
Debemos cortarlas rectas, sin dejar bordes irregulares ni esquirlas y nunca intentando cortar los trozos de uña que han quedado a medias arrancándolos. No las apureis mucho, debemos dejar unos dos milímetros de distancia, para que las uñas puedan protegernos.

 
Al igual, que en toda nuestra piel,  es muy recomendable que mantengamos su correcta hidratación, para lo que podemos utilizar una crema hidratante que contenga urea.

Que estemos a tus pies está en tus manos

Dejar un comentario







*

Copyright © 2015 Clínica XTUSALUD. Todos los derechos reservados.